• Fuera de stock

1 Samuel - Comentario Matthew Henry

25,00 €

Comentario expositivo y práctico al libro de 1 Samuel. Nueva versión íntegra y fiel de la obra original.

Cantidad
Fuera de stock

Y, porque la historia de estos dos reyes ocupa la mayor parte de estos libros, la Vulgata Latina los llama el Libro Primero y el Segundo de los Reyes, y a los dos que los siguen el Tercero y el Cuarto, de lo cual los títulos en nuestras biblias inglesas toman constancia como un alias: «También llamado el Libro Primero de los Reyes», etc

La Septuaginta los llama el Libro primero y el segundo de los Reinos. Es innecesario contender acerca de ello, pero no hay necesidad de apartarse de la verdad hebrea. Estos dos libros contienen la historia de los últimos dos jueces, Elí y Samuel, quienes no fueron, como los demás, hombres de guerra (y gran parte de estos libros es un apéndice del libro de los Jueces), y de los dos primeros reyes, Saúl y David, y gran parte de ellos es una introducción a la historia de los reyes.

Contienen una parte importante de la historia sagrada, a la que se hace referencia a veces en el Nuevo Testamento, y a menudo en los títulos de los Salmos de David, los cuales, si se colocaran en su orden, encajarían con estos libros. No se sabe quién fue el escritor de ellos; es probable que Samuel escribiera la historia de su propio tiempo, y que, después de él, algunos de los profetas que estaban con David (Natán tan probablemente como cualquier otro) los continuaran.

El libro primero nos ofrece un relato completo de la caída de Elí y del ascenso y buen gobierno de Samuel (cf. caps. 1-8). De la renuncia de Samuel al gobierno y del ascenso y mala administración de Saúl (cf. caps. 9-15). La elección de David, sus luchas con Saúl, la ruina de Saúl al final, y la apertura del camino al trono para David (cf. caps. 16-31). Y estas cosas están escritas para nuestra enseñanza (Ro 15:4; cf. 1 Co 10:11).

Sobre los comentarios expositivos de Matthew Henry C.H. Spurgeon escribió:

Por ser el primero entre los mejores en cuanto a utilidad, estamos obligados a mencionar a aquel cuyo nombre es ya una palabra cotidiana: Matthew Henry. Es sumamente piadoso y conciso, sólido y sensato, sugerente y sobrio, sucinto y de confianza. Encontraréis que resplandece con metáforas, es rico en analogías, rebosa de ilustraciones y abunda en reflexiones. Su estilo es, por lo general, sencillo, evocador y lleno de contenido. Ve el sentido del texto directamente y ofrece el resultado de un minucioso conocimiento crítico de los originales a la altura de los mejores críticos de su época. Es profundamente espiritual, celestial y beneficioso, encuentra el contenido de cada texto y de todos ellos extrae lecciones enormemente prácticas y acertadas. El suyo es un tipo de comentario que debe colocarse donde lo vi en la antigua casa de reunión en Chester: encadenado en el vestíbulo para que cualquier persona pudiera leerlo. Es el comentario del hombre de a pie, el viejo compañero del cristiano, adecuado para cualquiera, instructivo para todos.

Todo pastor debería leer a Matthew Henry de forma completa y cuidadosa al menos una vez. Recomiendo que lo hagas en los doce meses posteriores a terminar el seminario. Comienza por el principio, y proponte atravesar la tierra desde Dan hasta Beerseba. Adquirirás una enorme provisión para tus sermones si lo lees con un cuaderno a mano; los pensamientos revolotearán a tu alrededor como golondrinas que trinan alrededor de un tejado a la llegada del otoño. Si expones públicamente el capítulo que has estado leyendo, tu congregación se asombrará por la novedad de tus observaciones y la profundidad de tus pensamientos, y entonces podrás decirles qué gran tesoro es Henry.


9788418606250

Referencias específicas

16 otros artículos de la misma categoría: