Soli Deo gloria

11,54 €

Aspectos y legado del pensamiento evangélico de José Grau.

Cantidad

«José Grau (1931-2014) fue y aún es una de las figuras más conocidas y representativas de la cultura evangélica. Ningún interesado en nuestra historia cristiana y espiritual podrá decir que sabe algo de ella si no conoce algo de su obra y su persona, con las que se tropezarán una y otra vez incluso los que no fueron capaces de identificarse con él o comprenderle.

Aquellos que sí hemos mamado de su obra y hemos crecido bajo su influencia tenemos la grata tarea de hablar de él, editar y reeditar sus libros, desarrollar su pensamiento, y sobre todo aplicarlo en nuestra mente para hacernos mejores personas y mejores cristianos.

Este libro nace de un pequeño e incompleto reconocimiento que se le hizo desde AMRE, asociación de la que formó parte, entre otros que se hicieron y que seguro se seguirán haciendo, pues la extensión de su influencia en diferentes instituciones y movimientos aún no se ha calculado».

(Del prólogo de Luis Cano) Con pinceladas de algunos de los distintos temas en los que se centra la obra de Grau -como el Reino, la evangelización, la cultura, el amor matrimonial o el fin de los tiempos-, diferentes autores esbozan algunos aspectos del pensamiento de Grau. Las reflexiones de Leonardo De Chirico acerca del catolicismo romano desde una perspectiva histórica en línea con las de Grau completan este homenaje a su legado.


1254
243 Artículos

Referencias específicas

16 otros artículos de la misma categoría:

Mayordomía total

0,96 €

Si quieres ser un buen mayordomo cristiano, aquí tienes un sencillo manual que te guiará en cuanto a los aspectos esenciales y prácticos de esta área tan descuidada de la vida cristiana.

El Progreso del Peregrino / La Peregrina (BCC - Tomo 8)

16,35 €

Gran colección de la biblioteca clásicos cristianos compuesta de más de 50 libros con encuadernación de lujo.

El objetivo de la Biblioteca de Clásicos cristianos, es recuperar y poner a disposición del pueblo hispano la sabiduría que Dios puso a nuestros antepasados en la fe.