• Fuera de stock

La vida en la casa del Padre

14,00 €
Impuestos incluidos
Cantidad
Fuera de stock


1756

Referencias específicas

16 otros artículos de la misma categoría:

La importancia de la iglesia local

2,00 €

Estos opúsculos (originalmente publicados en inglés por la prestigiosa editorial Banner of Truth) llenan una sentida de necesidad de pequeñas pero enjundiosas obras que pongan al alcance de los menos proclives a la lectura unos materiales asequibles tanto en tamaño como en precio. La concisión no es sinónimo de superficialidad cuando el autor sabe condensar y concentrar grandes verdades en el reducido espacio de unas pocas páginas. Esto lo consiguen sobradamente el autor Daniel Wray.

La disciplina bíblica de la iglesia

2,00 €

Estos opúsculos (originalmente publicados en inglés por la prestigiosa editorial Banner of Truth) llenan una sentida de necesidad de pequeñas pero enjundiosas obras que pongan al alcance de los menos proclives a la lectura unos materiales asequibles tanto en tamaño como en precio. La concisión no es sinónimo de superficialidad cuando el autor sabe condensar y concentrar grandes verdades en el reducido espacio de unas pocas páginas. Esto lo consigue sobradamente el autor Daniel Wray.

Adoración en crisis

9,00 €

“La adoración está realmente en crisis”, dice el autor. Un nuevo estilo de alabanza se ha infiltrado en la vida evangélica, sacudiendo hasta las propias bases, conceptos y actitudes tradicionales. ¿Cómo deberíamos reaccionar? ¿Se trata solo de una cuestión de gustos y épocas? ¿Se verán ayudadas las iglesias, o más bien serán cambiadas hasta el punto de que sea imposible reconocerlas?

  • Fuera de stock

El bautismo y lo que significa ser miembro de una iglesia

3,50 €

Algunos creyentes nominales son inestables. No apoyan a una iglesia con entusiasmo y perseverancia. Nunca se han planteado el bautismo de creyentes. Estas páginas explican cómo, al considerar el mandato de Cristo acerca del bautismo, los creyentes son inmediatamente confrontados con sus responsabilidades como miembros de iglesia. ¿Nos atreveremos a jugar con los mandatos de Cristo?