¿Tenemos una política? 

6,00 €
Impuestos incluidos
Cantidad

<p> &iquest;Cu&aacute;les son nuestras metas para la formaci&oacute;n de nuestra congregaci&oacute;n y para el crecimiento de la iglesia? &iquest;Tenemos una agenda o un plan o un marco de objetivos deseados? El ap&oacute;stol Pablo ten&iacute;a una pol&iacute;tica bien definida, y la llam&oacute; &ldquo;su prop&oacute;sito&rdquo;, utilizando una palabra griega que significa un plan (o estrategia) expuesto para que todos lo puedan ver. Este libro expone diez puntos de una pol&iacute;tica, espigados de la ense&ntilde;anza de Pablo, todos los cuales son esenciales para el crecimiento y la salud de una congregaci&oacute;n hoy en d&iacute;a.</p>¿Cuáles son nuestras metas para la formación de nuestra congregación y para el crecimiento de la iglesia? ¿Tenemos una agenda o un plan o un marco de objetivos deseados? El apóstol Pablo tenía una política bien definida, y la llamó “su propósito”, utilizando una palabra griega que significa un plan (o estrategia) expuesto para que todos lo puedan ver. Este libro expone diez puntos de una política, espigados de la enseñanza de Pablo, todos los cuales son esenciales para el crecimiento y la salud de una congregación hoy en día.

1788
51 Artículos

Referencias específicas

16 otros artículos de la misma categoría:

De las brasas a las llamas

12,50 €

¿Qué ocurre cuando una iglesia no crece, está detenida, se está muriendo o la asistencia va disminuyendo? Los signos de enfermedad normalmente se dejan ver cuando las cifras bajan en la asistencia y en las finanzas, por cierto. Sin embargo, existen otros síntomas, menos obvios, que indican la necesidad de un ministerio de revitalización, y que el autor trata en su libro. El autor inició su ministerio en una iglesia con esas características y, tras consultar distintas obras sobre el tema del crecimiento, su intuición le dijo que no estaba convencido.

La disciplina bíblica de la iglesia

2,00 €

Estos opúsculos (originalmente publicados en inglés por la prestigiosa editorial Banner of Truth) llenan una sentida de necesidad de pequeñas pero enjundiosas obras que pongan al alcance de los menos proclives a la lectura unos materiales asequibles tanto en tamaño como en precio. La concisión no es sinónimo de superficialidad cuando el autor sabe condensar y concentrar grandes verdades en el reducido espacio de unas pocas páginas. Esto lo consigue sobradamente el autor Daniel Wray.