La disciplina bíblica de la iglesia

2,00 €
Impuestos incluidos

Estos opúsculos (originalmente publicados en inglés por la prestigiosa editorial Banner of Truth) llenan una sentida de necesidad de pequeñas pero enjundiosas obras que pongan al alcance de los menos proclives a la lectura unos materiales asequibles tanto en tamaño como en precio. La concisión no es sinónimo de superficialidad cuando el autor sabe condensar y concentrar grandes verdades en el reducido espacio de unas pocas páginas. Esto lo consigue sobradamente el autor Daniel Wray.

Cantidad

Estos opúsculos (originalmente publicados en inglés por la prestigiosa editorial Banner of Truth) llenan una sentida de necesidad de pequeñas pero enjundiosas obras que pongan al alcance de los menos proclives a la lectura unos materiales asequibles tanto en tamaño como en precio. La concisión no es sinónimo de superficialidad cuando el autor sabe condensar y concentrar grandes verdades en el reducido espacio de unas pocas páginas. Esto lo consigue sobradamente el autor Daniel Wray.

La disciplina bíblica de la Iglesia aborda un tema espinoso y que con frecuencia se soslaya en la predicación y la enseñanza cristianas. En efecto, no resulta agradable hablar de causas, procedimientos y resultados de la disciplina eclesiástica: ¡y menos aún llevarla a la práctica! Sin embargo, una correcta enseñanza de los principios implícitos y una correcta aplicación de los mismos son la salvaguardia de grandes males que, en forma de divisiones, escándalos y herejías pueden salpicar a nuestras congregaciones.

Este pequeño manual de disciplina, pues, será una útil herramienta tanto para pastores como para creyentes en general con objeto de que la Iglesia sea ese "fundamento de Dios" y esa "columna y sostén de la verdad" que debe ser.


1602
209 Artículos

Referencias específicas

16 otros artículos de la misma categoría:

Adoración en crisis

9,00 €

“La adoración está realmente en crisis”, dice el autor. Un nuevo estilo de alabanza se ha infiltrado en la vida evangélica, sacudiendo hasta las propias bases, conceptos y actitudes tradicionales. ¿Cómo deberíamos reaccionar? ¿Se trata solo de una cuestión de gustos y épocas? ¿Se verán ayudadas las iglesias, o más bien serán cambiadas hasta el punto de que sea imposible reconocerlas?