Señales de los apóstoles

3,85 €

Observaciones sobre el pentecostalismo anriguo y moderno.

Cantidad

¿Cómo debe valorar el creyente las afirmaciones actuales acerca de los dones espirituales? En este libro Walter Chantry describe la propagación mundial del movimiento carismático, y considera su importancia. Dios sigue obrando hoy en el mundo, pero el autor no cree que los poderes milagrosos estén ya en manos de hombres y mujeres individuales.

Siguiendo el curso de los milagros en el Antiguo y Nuevo Testamento, llega a la conclusión de que su función fue principalmente la de confirmar la misión de los portavoces de Dios. Por ello, afirma, todos los casos registrados de recepción de poderes milagrosos en el Nuevo Testamento, sucedió por el ministerio de un apóstol. Walter Chantry cree que ahora que el canon de las Escrituras está completo, la prosecución de todos los dones espirituales de la edad apostólica sólo puede hacerse en base a la falta de reconcocimiento de la suficiencia y finalidad de la Biblia.

El fenomenal crecimiento del movimiento carismático, así como la extensión proliferante de sus doctrinas y prácticas en amplios sectores del protestantismo tradicional, han provocado no poca discusión y confusión entre los creyentes evangélicos. No han faltado voces que, con cariz "profético" y con irresponsable simplismo fundamentalista, han calificado dicho movimiento como "del diablo", metiendo en el mismo "saco" a todos los movimientos afines o similares que, con toda seriedad, sostienen los fundamentos de nuestra fe. Con el mismo espíritu y con impresionante desdén, líderes carismáticos han acusado a las iglesias tradicionales de "muertas", entristecedoras del Espíritu y cerradas al "avivamiento". Los ejemplos de este hecho necesitarían todo un volumen para su compilación.

Abundan los tratados sobre este tema desde ambas perspectivas, pero casi todos adolecen de falta de seriedad, rigor exegético y moderación respetuosa a la hora de enjuiciar los dogmas y prácticas sostenidos en ambos grupos.

El libro de W.J. Chantry viene a llenar un vacío (y no es un tópico) en la literatura cristiana sobre este tema. Se trata, como indica el subtítulo, de algunas observaciones sobre el pentecostalismo antiguo y moderno. El tema se considera desde un punto de vista eminentemente bíblico, recibiendo especial atención los capítulos 12 al 14 de 1 Corintios que, al entender del autor, generalmente se analizan subjetivamente, utilizando ciertos versículos como justificación de ciertas creencias, aislándolos de su contexto inmediato y general. El bautismo del Espíritu, los dones en la Iglesia primitiva, los milagros en la Biblia, son capítulos que, con gran contundencia, demuestran los errores y abusos de un movimiento que, en algunos sectores, promueve prácticas e ideas antibíblicas.

El autor se sabe librar de la generalización injusta, haciendo notar que no todos los pentecostales practican estas cosas, sino sectores concretos a los que denuncia claramente y sin tapujos. Al mismo tiempo, en un espíritu de humildad, se reconocen las aportaciones que el carismatismo ha provisto a la Iglesia. Se condena la falta de vida espiritual en algunas congregaciones, así como la poca atención que se presta a la doctrina del Espíritu Santo, cosas ,por otro lado, ciertas, ya que la doctrina sin vida es, desgraciadamente, frecuente en nuestras iglesias.

Especialmente edificante resulta la lectura del capítulo titulado "Por qué los cristianos procuran los dones", que constituye un precioso desafío a la obtención de la verdadera espiritualidad. Mostrándonos la necesidad de la gracia del Espíritu y no de talentos y dones que Dios no necesita, nos dice: "Dios despierta a su Iglesia mediante personas humildes que tienen en su haber imperfecciones reales, pero que se apoyan sólo en la gracia de Dios, en tanto que trabajan diligentemente conforme a su Palabra." Además de esto, y en otro capítulo, dice: "Gran parte de tu trabajo de oración debería invertirse en implorar al Todopoderoso una mayor medida de su Espíritu. Esto debería ser un diario ejercicio. ¡Tu Señor te ha enseñado a orar por su Espíritu!"

Se trata, en definitiva, de un libro serio, riguroso y, a la vez, edificante, que ha sido escrito, a mi humilde parecer, con un espíritu correcto y positivo. Esto, a veces, es más necesario que la posición que se tome en sí sobre este tema. Esperamos más y mejor literatura sobre este asunto y que esté escrita con el mismo rigor que el libro que reseñamos.


Francisco de San Román


2007
44 Artículos

Referencias específicas

8 otros artículos de la misma categoría:

  • Fuera de stock

Vida en el Espíritu - Juan 17

24,04 €

En esta magistral exposición de la oración sumosacerdotal que hallamos en Juan 17, el Dr. Martyn Lloyd-Jones demuestra lo que Cristo logró por nosotros, cómo murió para santificarnos, y cómo desea ser glorificado en nosotros.

Avivamiento

15,38 €

Una serie de 24 sermones predicados en la capilla de Westminster en el centenario del Avivamientos de Gales.