Partícipes de Cristo

10,58 €

Grandes clásicos.

Cantidad

Toda la enseñanza y la experiencia pastoral de Guthrie se hallan recogidas en este libro, el único que escribió. El extraordinario hecho de que haya tenido más de ochenta ediciones y se haya traducido a varios idiomas atestigua su valor. John Owen, tras sacar un ejemplar del libro de Guthrie de su bolsillo, afirmó: «Considero que ese autor es uno de los más grandes teólogos que jamás haya escrito». Thomas Chalmers lo describía como «el mejor libro que jamás hubiera leído».

Partícipes de Cristo está dirigido —nos dice su autor— a quienes «no disponen de muchos recursos para adquirir libros ni de mucho tiempo para leerlos». Describe con un estilo claro, sencillo y ameno lo que significa ser cristiano, y cómo convertirse en tal. Guthrie era un avezado médico espiritual, y su sabiduría brilla en cada una de las páginas de este sobresaliente libro.

William Guthrie (1620-1669) fue ministro de Fenwick, en Ayrshire (Escocia), desde 1650 hasta 1664. Según uno de sus contemporáneos, durante su ministerio «convirtió y confirmó a varios miles de almas, y se le consideró el más grande predicador práctico de Escocia».


1135
192 Artículos

Referencias específicas

16 otros artículos de la misma categoría:

Vida por su muerte

7,69 €

Una versión simplificada de la obra clásica en inglés The Death of Death in the Death of Christ, que trata del verdadero propósito de la muerte de Cristo.

La Biblia, el más allá y el fin del mundo

16,35 €

¿Hay vida después de la muerte? ¿Nos conoceremos en el cielo? ¿Cuándo vendrá Cristo otra vez? ¿Qué papel tiene Israel en la profecía? ¿Es verdad que habrá un rapto de la iglesia? ¿Existe el purgatorio? ¿Cuáles son las señales de la segunda venida de Cristo? ¿Qué es el Armagedón?

La importancia del día del Señor

4,33 €

Por un lado, están aquellos que insisten en el sábado como el día a guardar no sólo en el Antiguo Testamento sino en todos los tiempos. Por otro lado, están los que vacían el día de reposo de su carácter vinculante, reduciéndolo a una mera ordenanza veterotestamentaria.