Suscribirse

Una nueva hornada

Una nueva hornada

Una nueva hornada

Hoy lunes no estoy en la oficina, sino de viaje en Madrid. Voy camino a Francia por asuntos de la editorial, pero antes tenía una reunión en la capital española. Una reunión del Colegio Bíblico de la Gracia.

Un doble objetivo

El CBG lleva más que 30 años sirviendo a las iglesias en España y, con la llegada de internet, a todo el mundo hispanoparlante. Establecido con el doble objetivo de ayudar a los creyentes a crecer en la fe y preparar a los se sienten llamados al pastorado. En la gracia de Dios muchos han cursado asignaturas con nosotros durante los años, y más gratificante aun, varios hombres que han pasado por el CBG ya están en el ministerio.

Pasan los años…

Pero, los años no pasan en balde. Somos conscientes de que vivimos otros tiempos y que es necesario adaptarnos para poder seguir siendo de utilidad a las iglesias. Sin perder nuestro distintivo reformado, sabemos que ha llegado el momento de avanzar para no quedarnos atrás. Se requiere tiempo, reuniones, esfuerzo y, sí, dinero. Se podría preguntar si vale la pena, pero estamos convencidos de que sí.

Continúan las necesidades

Porque la iglesia sigue con las mismas necesidades básicas, fundamentales. Primero, cada creyente en cada iglesia tiene necesidad de crecer. Da igual el tiempo que llevamos en la fe, ninguno puede decir: “Ya lo tengo. No me queda nada más por entender o aprender.” Hay necesidad de que crezcamos en gracia y en santidad, y el Colegio Bíblico de la Gracia cree que puede ayudar en esta gran tarea.

Faltan pastores

La otra gran necesidad que seguimos viendo es la gran falta de pastores. Cuántas iglesias hoy están sin pastor, deseando tener un líder espiritual entre ellos, pero sin poder hacerlo por falta de hombres. Hombres llamados por Dios, consagrados a servirle y fieles a su Palabra.

La dependencia de las iglesias

Pero no pensamos solo en el día de hoy, sino en mañana. La mayoría de los reunidos hoy estamos a 15 años o menos de jubilarnos. ¿Dónde están los pastores y obreros de mañana? Tenemos que pensar que están en nuestras iglesias ya. No vayamos a pensar que vamos a pasar otra generación dependiendo de los misioneros y las iglesias extranjeras que en muchos casos tienen menos recursos que nosotros.

La madurez

No me malinterpretes. Soy misionero. Pero creo que una marca de la madurez de una iglesia nacional es que puede andar sola. No por alguna idea equivocada de orgullo o nacionalismo, sino porque Dios ha bendecido su obra de tal manera que la iglesia no tiene que mirar fuera para buscar estos recursos sino mirar hacia dentro, en casa.

La hora del rodaje

Pero ¿dónde están aquellos jóvenes que Dios está llamando? ¿Dónde están los jóvenes con inquietudes, que están dispuestos a considerar entrar en el ministerio? ¿Los que están dispuestos a renunciar a carrera, comodidad y hasta a su propia cultura para servir a Dios? Los hombres que subirán a nuestros púlpitos dentro de 10 años tienen que empezar ahora. Tienen que empezar el rodaje ahora, empezar a prepararse, a estudiar en entidades como el Colegio Bíblico de la Gracia.

Oremos juntos implorando a Dios para que Él levante esta nueva generación de predicadores y pastores.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAFirma-MPH002

Mateo Hill   administracion@editorialperegrino.com

Se permite la reproducción de este artículo siempre que se cite su procedencia y se indique la dirección de nuestra página web.

Últimas publicaciones

Mapa de Google