Suscribirse

¡Benditas vacaciones!

¡Benditas vacaciones!

¡Benditas vacaciones!

¡Casi estamos! ¡Estamos en la recta final! ¡Quedan pocos días! ¡Solo hay que sobrevivir hasta el viernes! ¡Un poco más y estamos de vacaciones! ¿Te suena? Son comentarios que vamos escuchando casi en cada conversación por estas fechas.

Seguidos por preguntas como: ¿Vais a alguna parte? ¿Vais muchos días? ¿Habéis estado antes? Claro está, no sabes en ese momento si el que pregunta quiere saberlo de verdad o solo espera la oportunidad de decirte lo lejos que va él, que va un mes entero a gastar una millonada, y que va todos los años porque se siente como en casa.

¡Cómo esperamos estos días!

Pero con cuántas ganas esperamos estos días de relax, de no tener que ir al trabajo, de no poner reloj al irnos a la cama, de hacer en casa esas cosas que llevan meses en la lista, de volver a ver a familiares y amigos, de descubrir nuevos sitios.

Descansar es necesario

Y está bien. Tomar vacaciones no es solo para los débiles, o para los que no están comprometidos con su trabajo. Las vacaciones son necesarias. Pablo Martínez aconseja a sus pacientes la necesidad de los tres descansos: diario, semanal y anual. Tenemos que procurar dormir bien cada noche, dando descanso a cuerpo y mente. También es importante el descanso semanal, el parón de los quehaceres laborales, para cambiar de actividad y relajarnos. Pero el tercer descanso es también muy necesario, el anual. Recuerdo que mi padre, pastor, siempre decía que al coger las vacaciones anuales, la primera semana era para relajarse para las siguientes dos semanas. Esa relajación total de mente y cuerpo. Ese poder desconectar durante días muy largos. Ese no tener la presión de un reloj que dicta todo lo que hacemos y cuándo. Sí, las vacaciones son necesarias.

Nos vamos de vacaciones

Así que Peregrino tomará sus vacaciones. Como es costumbre, cerraremos las oficinas durante una quincena, desde el 8 al 22 de agosto, e iremos cada uno por nuestro lado. ¡Y cuánto lo estoy deseando! Claro, tengo que pintar el dormitorio de invitados. Tengo que hacer la revisión del coche antes de meterle kilómetros. Tengo que mentalizarme porque vienen mis suegros (vale, es una broma, ¡la madre de mi esposa es la mejor suegra que tengo!). Y al final saldremos una semanita a la costa.

Lo más importante de las vacaciones

Pero tengo otras cosas que quiero hacer, cosas más importantes. Quiero pasar más tiempo con mi querida esposa. Quiero tener más tiempo para mi relación con el Señor, que siempre se puede mejorar. Y quiero leer. Parece mentira que ahora estando en Peregrino tengo menos tiempo para leer que antes. Además de terminar un libro en inglés sobre el Papado, que posiblemente vea la luz en español el año que viene, tengo dos tomos ya en la maleta: Cristianismo Práctico de J.C. Ryle, y El Fundamento Apostólico de José Grau. No sé si los he leído antes, no me acuerdo, pero tengo ganas ahora de sumergirme en ellos, de empaparme de sus palabras y pensamientos. Sin que suene el teléfono o que llamen a la puerta. Tomar tiempo, horas, para perderme entre esos soldados de plomo y escuchar lo que me cuentan.

En fin, nos vemos dentro de tres semanas. ¡Que tengas muy buenas vacaciones! ¡Que descanses! Y, vayas a donde vayas, aunque solo sea al patio de tu casa, no te olvides de llevar un buen libro.

 OLYMPUS DIGITAL CAMERAFirma-MPH002

Mateo Hill   administracion@editorialperegrino.com

Se permite la reproducción de este artículo siempre que se cite su procedencia y se indique la dirección de nuestra página web.

Últimas publicaciones

Mapa de Google