Suscribirse

Adiós amiga

Adiós amiga

Decir «Adiós» nunca es agradable. En especial cuando se trata de una persona muy querida. El viernes pasado lo tuvimos que hacer aquí en Peregrino, y nos ha dolido.

Despedida

Tras doce años…

Hace unas semanas Maribel nos informó que la familia se trasladaba a Argentina, de donde procede su marido. Así que, tras doce años relacionada con Peregrino, se nos va nuestra Maribel. A muchos de los lectores, acostumbrados a llamar a la oficina, les va a extrañar escuchar a partir de ahora los tonos no tan dulces de Pedro, quien ha asumido las tareas telefónicas.

Pero Maribel hacía mucho más que simplemente atender las llamadas por teléfono. Supervisaba todo el proceso de los pedidos desde el primer contacto hasta el envío. Hacía los pedidos para reponer las existencias nuestras. Organizaba el almacén y la recepción de productos. Cuidaba de la página web. Y un sinfín de asuntos administrativos que haría que esta lista fuera interminable. Además nos mantenía en orden a los dos hombres de la oficina, Pedro y un servidor, quizás su tarea más difícil.

Agradecimiento

Yo personalmente estoy muy agradecido a Maribel. Es una enciclopedia andante de todo lo que es Peregrino. Sin sus conocimientos, la transición de los últimos quince meses no habría funcionado. Si tuviera un euro por cada vez que he dicho «Maribel, ¿cómo se hace tal cosa?» o «¿Dónde se guarda el archivo tal?» o «¿Por qué hacemos tal cosa así?», sería un hombre bastante rico hoy. Y siempre, bueno, ¡casi siempre! con mucha paciencia me explicó el quid de la cuestión.

Desde Peregrino queremos agradecer todo el esfuerzo, sacrificio y entrega de Maribel. Ha sido una compañera y amiga agradable y fiable. Peregrino no sería lo que es hoy si Maribel no hubiera pasado por aquí. Maribel, te deseamos a ti y a tu familia lo mejor en Argentina. Nada mejor Maribel, para ti y tu familia, que las palabras de Números 6:24-26: «El Señor os bendiga y os guarde; el Señor haga resplandecer su rostro sobre vosotros, y tenga de vosotros misericordia; el Señor alce sobre vosotros su rostro, y ponga en vosotros paz».

 

 OLYMPUS DIGITAL CAMERAFirma-MPH002

Mateo Hill   administracion@editorialperegrino.com

Se permite la reproducción de este artículo siempre que se cite su procedencia y se indique la dirección de nuestra página web.

Últimas publicaciones

Mapa de Google